Barcos en Botella

INTRODUCCIÓN
HISTORIA DE LOS BeB
CATEGORIAS

Horno de Vidrio

 

Dutch Ship 1795

El vidrio fue descubierto aproximadamente 2.500 años antes de Jesucristo, en Egipto y en Mesopotamia. Primero se usó como adorno y posteriormente (1.500 años antes de Jesucristo) surgieron los primeros objetos de vidrio destinados a contener alimentos.
El soplado del vidrio fue la primera gran innovación relativa al vidrio. Esta técnica se desarrolló a principios de nuestra era, en Palestina y Siria. El soplado consistía en recoger el vidrio fundido en el horno con el extremo de una caña hueca en la que se sopla para dar al objeto la forma deseada.
El desarrollo del arte de la inclusión de barcos dentro de botellas está muy unido a la aparición de las primeras botellas de vidrio con la calidad suficiente para no desmerecer el objeto incluido. Es ya en el siglo XVII y XVIII cuando aparecen las primeras botellas de vidrio con calidad patente y costes asequibles. En 1789 el médico y químico francés Nicolás Leblanc desarrolló un método para la fabricación industrial de vidrio a partir de arena silícea y potasa.
Parece ser que los primeros objetos que se introdujeron en botellas no fueron concretamente modelos de barcos, sino escenas mineras representando labores de extracción y fundición de oro. Datan del año 1744 y proceden el centro de Europa (Imperio Austro-húngaro).
Es posible que, históricamente, el comienzo de los BeB se dé con las denominadas "botellas paciencia" construidas en distintas épocas con diferentes motivos, principalmente religiosos, crucifixiones, maquinarias y otros objetos.
Pero, ¿que se puede decir de los BeB?, ¿cuándo se construyó el primer BeB?. El BeB más antiguo del que se tienen noticias se encuentra en el Museo de la Historia del Arte y la Cultura en Luebeck (Alemania) y está firmado por el italiano Gioni Biondo. De acuerdo con una inscripción en la botella, el barco data de 1784. Algunos expertos aseguran que Gioni no era marinero. En los comienzos de este arte, no era costumbre incluir inscripciones con el autor y la fecha de su construcción, por lo que la única manera de datar un Beb es analizando las características de la botella utilizada, si ésta tiene inscripciones del fabricante, el tipo de vidrio, etc.., pero aún así nadie nos dice si esa botella ha sido olvidada en un rincón para después de los años ser utilizada para incluir un barco.
Después de este, el BeB más antiguo de que se tienen noticias es un barco holandés, que se encuentra en el Museo Marítimo de Rotterdam. Se trata de un típico barco de los Países Bajos - un carguero con un pequeño mástil con orzas laterales.
El barco está suspendido del tapón de la botella con dos alambres o hilos y está datado en 1795.

Soplado del Vidrio


Gioni Biondo 1784
Luebeck

 

Es ya a finales el siglo XIX cuando se despliega ampliamente el arte de los BeB. Los hacían marineros en sus largos viajes, en sus tiempos de descanso. En su construcción emplearon toda clase de materiales: madera, marfil, huesos, cabello humano, etc...
Solían ser objeto de regalos a sus novias, para la familia e incluso se sabe que se emplearon para saldar deudas y para adquirir bebidas alcohólicas en las cantinas de los puertos.
En la actualidad, no solo se introducen barcos, sino escenas portuarias, objetos, aviones, etc.. En el siglo XX se desarrolla también la literatura sobre BeB publicándose infinidad de libros sobre esta materia.
Ahora, como en tiempos pasados, la confección de BeB sigue siendo un arte manual. Se construyen con materiales más modernos, pero el espíritu sigue siendo el mismo. La creación de BeB requiere mente despejada, mucha paciencia y una mano firme. Desde siempre los BeB han provocado una gran curiosidad.

En muchos países existen organizaciones dedicadas al mundo de los BeB: Europa, EE.UU, Alemania, Holanda, Dinamarca, Francia, Japón, Australia y otros países. Algunas asociaciones de BeB editan revistas y organizan exposiciones y conferencias. También existen muchos museos que tienen grandes colecciones de BeB.

Gioni Biondo 1792
Lisboa
Courtesia de David Luna de Carvalho

INTRODUCCIÓN
HISTORIA DE LOS BeB